Saltar al contenido

Guía definitiva para jugar el amigo secreto

Siempre lo criticamos, pero lo triste del caso es que año tras año volvemos a caer en este jueguito «El #amigosecreto», porque siempre se nos olvida lo ocurrido el año pasada o quizás porque guardamos la esperanza en el fondo de nuestro corazón de que «esta vez», recibiremos el regalo perfecto uno si es pendejo.

El peo empieza en el mismo momento en que agarras el papelito dentro de una bolsa donde venía medio de queso duro con el nombre de tu amigo secreto. Obviamente no puedes decir que no, porque quedas como un atorrante rancio y desgraciado.Y la mano podrida a cuchara e vieja.

Se supone que nadie debe saber quién coño es su amigo secreto. Pero esto casi siempre es complicado que ocurra y al final por culpa del algún «Pajuologo» con aires de chismosa del edificio todos se enteran antes de tiempo.

La discusión por el precio máximo del regalo JAMÁS falta en la organización del amigo secreto. Siempre existe el compañero que le parece «demasiado caro» gastar 10.00 en el regalo de su amigo secreto, mientras hay otros más sensatos que fijan un precio que vaya acorde con la tasa del dólar y la época navideña.

Aquello que tanto soñaste y te entusiasma, algo que verdaderamente te guste o le darás uso, eso que lanzas como una indirecta en #Instagram como quién no quiere la cosa. ¿Qué ocurre? Recibes algo inútil, e innecesario, en pocas palabras: una «CAGADA». Aquello que te preguntas… “Y que hago con esto, ¿dónde lo pongo?”. Un koala, un llavero o un kit de destornilladores miniaturas que costaron 2bs dónde los chinos.

Llegó el día más esperado, el momento en que todos se reúnen para intercambiar los regalos del amigo secreto.

TODO el mundo entrega los regalos, critica lo que ha recibido, pero tú eres el único que no recibes #regalo porque al que le tocó regalarte, no fue, se enfermó o era el pasante.😂😂😂 #Mardeto… #AsiEsElTrainer360

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.